Una contienda entre la costa este y la costa oeste de EE. UU.: de cada lado del ring, dos exponentes del sándwich más famoso del mundo y el emblema gastronómico yanqui: la hamburguesa. Cada lado aporta dos representantes: una burger gourmet y más costosa, y otra simple y más accesible. ¿Quién ganará esta batalla?

 tumblr_n0zrjntidt1rljaeco1_1280

La idea de este post surgió a partir de un blog que conocí: “¿Dónde está mi hamburguesa?”, que busca la mejor hamburguesa de Buenos Aires, y las dos personas detrás del proyecto, Lau y Lu. Primero nos hicimos amigos virtuales, luego pasamos a degustar hamburguesas juntos, y esta entrada tiene un poco de su espíritu. No dejen de visitar su blog, seguirlo y recomendarlo.

Ahora sí, palabras preliminares cubiertas, pasamos a la feroz disputa (?)

.

::: Costa oeste: CALIFORNIA :::

Hamburguesa simple: In-N-Out Burgers

16

Hay algo distinto en In-N-Out; es una cadena, pero por algún motivo no se siente como tal. Tiene una clientela muy fiel, sus empleados están “bien” pagos (para los estándares de una hamburguesería) y se resisten a expandirse demasiado por miedo a bajar la calidad y la atención al cliente. Su menú es muy pero muy reducido: hamburguesas, papas, gaseosas. Punto. Las hamburguesas pueden ser simples, con queso, o dobles con queso. En el precio están incluidos los toppings: lechuga, tomate, cebolla y salsa especial (una variante del aderezo Thousand Islands). Y papas fritas que vienen en tres tamaños. Listo. ¿Listo? Hay un truquito: el In-N-Out tiene algunas variantes secretas fuera del menú, que no vas a leer en ningún lado, pero podes pedirlas igualmente. Está la 3×3 (3 medallones de carne y 3 fetas de queso), la 4×4 (ídem criterio anterior), el “protein style” (sin pan, hamburguesa envuelta en hojas de lechuga) y el “animal style”. Pedimos papas “animal style”, precisamente: papas fritas cubiertas con queso derretido, cebolla caramelizada y la salsa especial de las hamburguesas. Una chanchada deliciosa, de esas que de solo mirarlas te hacen sentir culpa. Pedí también una hamburguesa con queso y todos los toppings.

13

12

Precio: hamburguesa con queso U$S 2, 50 + impuestos // papas fritas “animal style” U$S 3,40 + impuestos
Puntaje: 8

La relación calidad precio es imbatible. El fundador, Harry Snyder, dijo “no te compliques, haz solo una cosa, pero hazla lo mejor posible”, y se nota.  La atención de los cajeros sobresale, siempre una sonrisa (pero no de esas impostadas de McDonalds). Detalles como el pan tostado y crujiente, la cebolla suavizada, todo acomodado ordenado y “lindo” -no como en las cadenas que cobran precios similares cuya hamburguesa nunca es como la de la foto-, destacan a In-N-Out y lo convierten en la mejor opción dentro de la categoría “económica” de hamburguesas. Tengo que volver para probar la hamburguesa “animal style” también; claramente el “animal style” es un camino de ida.

 .

Hamburguesa gourmet: Umami Burger

11

Umami nació en Los Ángeles, y permaneció como una atracción exclusiva de la costa oeste hasta hace muy poquito. A diferencia de todos los demás lugares de hamburguesas que visité, esta cadena tiene una barra completa que sirve desde cerveza hasta tragos. Otra diferencia es que tiene camarera, como un restaurante tradicional. El creador de este lugar, Adam Fleischman, se obsesionó con el concepto del umami : el 5to sabor (además de dulce, salado, agrio y amargo) que puede describirse como “carnoso” o “sabroso”, aunque hay que probarlo para entender. Es algo que hace más rico lo rico, así de simple. Por ello, todas las hamburguesas de umami están pinceladas con salsa Umami (que contiene salsa de soja) y polvo Umami (que contiene hongos porcini secos molidos). La cadena asegura no usar glutamato monosódico (un potenciador del sabor umami, pero químico). Todos los ingredientes de la hamburguesa que lleva el nombre del restaurant son de sabor umami: una lámina crocante de parmesano, hongos shiitake, tomates asados con salsa de soja, cebolla caramelizada y kétchup umami casero.

8 9

No pude no pedir una con “toque oriental” porque todos sus ingredientes me llamaban la atención: la K-BBQ: glaseado gochujang, kimchi caramelizado, ketchup coreano, aioli de sesamo, slaw de cilantro y verdeo. Las papas también son gourmet y umami: ultra finitas, con fondue de queso y trufa y sal de trufa.

10 7

Precio: U$S 12 + impuestos cada hamburguesa // U$S 6,50 + impuestos las papas fritas con trufa
Puntaje: 9

El medallón de carne American Wagyu es sobresaliente: por sabor, por textura, por lo jugoso y porque llega en el punto de cocción exacto en que uno lo pide. Cada hamburguesa que sale de la cocina de Umami parece una obra maestra; se ve, simplemente, perfecta. Y cuando uno la prueba el sabor se condice. Las sustituciones son fervientemente desaconsejadas, porque las combinaciones que proponen fueron pensadas cuidadosamente, y en cada bocado uno lo nota. Comí tres veces en Umami durante mi estadía. Las batatas con miel de maple también me enloquecieron. Lo que más seduce de este restaurant es la variedad: podés volver mil veces y siempre probar una hamburguesa distinta. Y, hasta ahora, todas las que probé no me defraudaron.

 .

 .

::: Costa este: NEW YORK :::

Hamburguesa simple: Five Guys

1

La cadena Five Guys nació en Washington, DC. Hoy en día tienen miles de locales en todo EE. UU., pero se la sigue asociando como un emblema de la costa este. Al igual que In-N-Out, su menú es acotado: hamburguesa, hamburguesa con queso, y todas las cosas que le quieras poner arriba GRATIS. Sí, pagas lo básico y después es tu elección qué ponerle encima. Las papas son fritas, y punto. Fiel a mi espíritu de obesidad mental, me pedí una “all the way” ¿qué quiere decir esto? Que le ponen TODOS los toppings de la lista. Como base elegí una hamburguesa con, queso, que para mi sorpresa terminó siendo doble. Es decir, la normal es doble; si querés una simple tenés que pedir la “Little cheeseburger”.

 2 3

Precio: hamburguesa con queso U$S 5,50 //  papas regulares (¡enormes!) U$S 2,50 + impuestos
Puntaje: 7

Buena relación calidad precio; todos los ingredientes son frescos, incluso la carne. Me gusta la idea de poder combinar todos los ingredientes que quieras sin que modifique el precio. Porción muy abundante. Sabor sin sorpresas, clásico. La “all-the-way” incluye pepinillos, que son lo más estadounidense que hay, y para mí dan un gusto muy característico yanqui. Me encantan.

 .

Hamburguesa gourmet: Shake Shack

4

La cadena Shake Shack comenzó como un carrito en Madison Square Park, y actualmente es una de las hamburgueserías más famosas del mundo. Fundada por Danny Mayer, es un lugar donde es casi seguro que tendrás que hacer cola para poder comer. Yo tuve suerte. Si vivís en Bs. As., al ver las fotos recordarás el Dean&Dennis palermitano; eso es porque el restaurant porteño le robó hasta la tipografía del menú y los localizadores que te dan cuando hacés el pedido, que suenan cuando tu comida está lista. Antes de entrar yo ya sabía que iba a pedir, lo llevé elegido desde Argentina: la “’Shack Stack burger”: un portobello entero, relleno de queso muenster y cheddar (frito), un medallón de carne, tomate, lechuga y salsa shack. Me parecía muy contundente así que no pedí papas; admito que me quedé con las ganas porque las papas en bastones ondeados que venden me tentaban (aunque no tienen grandes críticas) Tendré que probarlas en otro viaje 😉

 IMG_591314

Precio: U$S 9,50 + impuestos
Puntaje: 10

Simplemente la mejor hamburguesa que comí en mi vida. (UPDATE 2017: Ya no es la mejor que he probado. La mejor es esta). Al morderla el queso muenster y cheddar derretido explotó en mi boca, envuelto en un portobello carnoso, en una fritura perfecta y seca. La mezcla de carnes del medallón era jugosa, a pesar de lo finito del medallón en sí. El pan liviano, pero con fuerza para bancarse todo el relleno; el tomate y la lechuga daban el toque de frescura, y la salsa Shack (algo similar a mayonesa, mostaza, kétchup, ajo en polvo y páprika) cerraba el bocado dejándome con ganas de dar la siguiente mordida. Una hamburguesa tan simple como efectiva. Inolvidable.

 .

 .

Comentario final y menciones especiales

EE. UU. lleva la bandera de la hamburguesa; se regocija en ella y la honra en cada lugar donde me animé a pedir una. No entraron todas en este post, pero créanme que probé desde hamburguesas de carne kobe, a hamburguesas con manteca de maní y mermelada (ver foto más abajo). Cualquier lugar tiene una hamburguesa decente; es su caballito de batalla y saben cómo hacerla bien –más que bien. Pedir una hamburguesa es una apuesta segura en casi cualquier restaurant estadounidense ¡siempre que ordené una me fui feliz! Y lo más increíble… ¡sigo con ganas de seguir probando!

 11062935_10205476852454206_5737811519943850528_n

Hamburguesa con manteca de maní, jalapeños crudos, panceta, pickle de echalotes y mermelada de frutos rojos, de Poche Burger (San Clemente)

 15

Hamburguesa inesperadamente buena con alioli, verdes, tomate, cebolla caramelizada, fontina y panceta crocante en Urban Table (Long Beach).

2 comments on “USA Burger Battle”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *