Mar del Plata no es conocida especialmente por su gastronomía, pero como oriunda de ella puedo asegurarles que sí existen algunos lugares que vale la pena conocer y visitar una y otra vez. Comida de autor, helados, medialunas y pastas son algunos de los datazos que les voy a pasar. Hoy comienzo con mi restaurant preferido, ese al que llevo amigos para sorprenderlos y hacerlos muy felices. Ahora sí, entonces, les comparto un “secreto de marplatense”: SARASANEGRO

foto3-gr*Todas las fotos, gentileza de Sarasanegro 
 
 

Escondido en la ciudad de Mar del Plata, fuera del circuito de restaurants más conocidos, se encuentra una perla absoluta. Sarasenegro es, a mi entender, uno de los mejores restaurants de la República Argentina y el mejor de la ciudad –lejos-. El mérito es en su totalidad producto de la inventiva de dos jóvenes chefs que apostaron a un concepto hasta entonces inexistente en Mardel. Fernanda Sarasa y Patricio Negro brindan a la ciudad una cuota de distinción y cultura gastronómica que hoy es un éxito rotundo. Cocineros, críticos, celebridades locales e internacionales visitan Sarasanegro en busca de una experiencia culinaria que no defrauda jamás.

1011940_505325169521231_471365353_n

La especialidad de Patricio Negro (ganador del Cucharón de Oro, máximo galardón para los chefs argentinos) son los pescados; se caracteriza por el respeto al producto y su cocción magistral. Nada de roquefort, crema de camarones, o ninguna salsa que comprometa el gusto real de la pesca, todos los sabores aquí se conjugan para resaltar el producto, no taparlo. Entre los destacados: salmón curado con pickles, carpaccio de pescado en pan brioche, vieiras marinadas con couscous de tomate, pesca del día al ajoarriero, arroz cremoso con langostinos, ananá al vino blanco con crema helada, creme brulée. Si pueden, no se pierdan el menú degustación de 5 pasos, que es un paseo por la carta y resulta ideal para quienes –como yo- no pueden decidirse porque todo se ve delicioso.176280_200624699964129_119574_o

Para cerrar la propuesta, Sarasanegro cuenta con una cava excepcional, y es posible degustar los vinos en ella. Para hacerlo hay que descender por la escalera y acomodarse en los sillones que invitan a la charla amena y a la sobremesa. Capitulo aparte merece la atención al comensal, que cuida hasta el más mínimo detalle para que la noche sea memorable. La sala está en manos de la propia Fernanda Sarasa que, detallista absoluta, se encarga de explicar cada ítem del menú y ayudar a elegir los vinos (además de cocinera, es sommelier).

foto8b-grUna cena en Sarasanegro será una noche para recordar. No se trata de un lugar para comer y salir corriendo; es una experiencia para los sentidos y un deleite para el paladar. Para finalizar, la relación calidad/precio es excelente, así que no se amedrenten y vayan aun si no están acostumbrados a este tipo de cocina. Vale la pena adentrarse en el mundo de la cocina de autor, donde en cada plato el cocinero deja el alma. Sarasanegro es un fiel ejemplo de ello y por eso siempre dejan al comensal con una pregunta: “¿cuándo volvemos?”.

SARASANEGRO
San Martín 3458 – Mar del Plata, Argentina.
Reservas: (0223) 473 0808 – (0223) 155 985 248
www. sarasanegro.com.ar
 
 
 
 
 

2 comments on “Mar del Plata para foodies – Capítulo I: SARASANEGRO”

  1. Impecable todo en Sarasanegro. La calidez del lugar, la calidad de la atención, platos muy exquisitos, precios accesible, gran cava. Recomiendo el menú por pasos (superior elpre-postre el carrito de quesos y dulces!!) y el tiradito de salmon
    Gracias Fernanda, Patricio y Christian!!!

  2. La ultima vez que fui,la semana pasada,comi las vieras marinadas.Sublimes.Y todo lo demas,fabuloso.Lejos lo mejor de Mar del Plata.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *