Esta es otra lista arbitraria y subjetiva de lugares donde adoro comer cuando visito el sur de California. Si andan por la zona, no dejen de visitar San Clemente, un pueblito surfero que mencionaré porque lo visito asiduamente, dado que tengo familia ahí. La movida gastronómica californiana es muy interesante, incluso en los pueblos más chiquitos y exclusivos.

 ’

SUGARFISH

Los Ángeles, varias sucursales

http://sugarfishsushi.com/

IMG_5972

Un restaurante de sushi a mitad de camino entre la exclusividad de N-Naka y uno bueno, pero ignoto. Sugarfish tiene renombre, varias sucursales para que elijas la que te queda más cómoda, siempre vas a encontrar calidad superior, no hace falta reservar con meses de anticipación, y no vas a tener que empeñar un riñón para pagar la cuenta. En la foto, sashimi de atún rojo con salsa ponzu.

 ’

MENOTTI’S

56 Winward Ave., Venice

http://menottis.com/

IMG_6003

La cafetería más hipster a la que fui, y en la que sirven el mejor café que haya probado hasta la fecha, en el mundo. ¿Qué venden? SOLO CAFÉ. Lo hacen con distintas técnicas, al mejor estilo laboratorio, y te asesoran sobre qué pedir exactamente para satisfacer tus expectativas. Como todo lugar hipster que se digne de tal, ofrece leches vegetales de coco, almendra, avellana y varias clases más. Un imperdible de Venice, ubicado casi debajo del icónico cartel que identifica a la ciudad.

 ’

ELLIE’S TABLE

120 Avenida Pico, San Clemente

http://elliestable.com/

IMG_6040

Un lugar ideal para desayunar o almorzar, con pastelería de autor y variedad de sándwiches y ensaladas. Muchas opciones libres de gluten (la última moda en CA) y vegetarianas. SIEMPRE está lleno, algo increíble para un pueblo tan pequeño. En la foto, una cronut (el híbrido entre dona y croissant inventado por Dominique Ansel, como explico en este post) de miel de maple y panceta crocante. Sé que la combinación dulce + panceta puede sonar controversial… pero honestamente queda increíble. Anímense a probar la panceta en preparaciones dulces. It’s da bomb!

 ’

THE CELLAR

156 Avenida del Mar, San Clemente

http://thecellarsite.com/

IMG_6044

The Cellar se convirtió en uno de mis sitios favoritos, ever. El ambiente, la cava (su nombre significa “bodega” en inglés), la música en vivo todas las noches, y LA COMIDA. Oh, la comida. Las batatas con queso de cabra noruego, miel y alioli; las hamburguesas, los Mac N’ Cheese con trufa, y la selección de fiambres y quesos, El plato de quesos de la foto, con los maridajes que proponen, es una experiencia inolvidable que tengo que revivir cada vez que regreso a la ciudad. Quesos locales, importados, de pequeños productores, que el maestro quesero explica en detalle cuando te acerca la selección (que queda a criterio suyo). Queso francés triple crema con almendras y miel trufada; queso de cabra crottin maduro con mermelada de chiles, uno picante estilo fontina con pepinillos y mostaza antigua casera; un cheddar con damascos secos; y un azul francés con chocolate picado. La confirmación de que, para ser muy muy feliz, pocas cosas pueden superar a un vino y un queso de excelente calidad.

 ’

PIZZERÍA MOZZA

Dos sucursales: Los Ángeles y Newport Beach

http://pizzeriamozza.com/

IMG_6058 IMG_6060 IMG_6066

Si como dato inicial les cuento que este restaurant es del Sr. Mario Batali, ustedes ya van a entender de qué calidad hablamos y de qué tipo de cocina. Italia en los platos, en los vinos, en la decoración, en la inspiración. Fue sumamente difícil elegir entre tantas cosas ricas del menú, y más difícil sacarle foto a todo porque los comensales que me acompañaban querían atacar la comida apenas aterrizaba en la mesa. De entrada, una bruschetta con burrata, cherries, albahaca, chips de ajo, mucha pimienta negra y aceite de oliva. Sí, simple, pero la calidad de los productos, la burrata y el aceite italianos, llevan al plato a un nivel superior. Después comí una lasagna clásica que quedará en mi memoria por la eternidad, cremosa, con muchas horas de cocción, sabores intensos y perfectamente amalgamados; lamentablemente no hay foto porque la devoraron antes de que reaccionara a sacar mi cámara. La pizza que pedimos es la más popular del local: salchicha con hinojo (de elaboración propia), crema, cebolla roja, mozzarella di buffala y verdeo. Un sabor complejo de describir que deja como resultado una pizza anisada, excelente y mu,y muy original. El postre es probablemente uno de los mejores sin chocolate que haya probado: un barquillo casero (que permaneció crocante hasta el último bocado), helado de caramelo salado, crema de marshmellows y maní español con piel salado. Sí, el maní del vermouth. ¡Lo inesperado que resultó que esos maníes salados sean la clave de este postre! Una fiesta de texturas en la boca, todos los sabores potenciados por la sal que corta y equilibra el dulzor extremo del marshmellow, las varias capaz de crocantez…. Oh, vayan. ¡Vayan!

 ’

GJELINA

1429 Abbot Kinney Blvd, Venice

http://www.gjelina.com/

IMG_6025 IMG_6028 IMG_6030 IMG_6038Este lugar es uno de mis preferidos en el mundo; la manera en que conciben cada plato, la cocina en base a productos nobles y muchos vegetales, el menú que cambia diariamente en base a la disponibilidad de los ingredientes. Además, su ubicación y ambiente son lo más. Sí o sí hay que ir con reserva, porque es ultrapopular, y con motivos. El concepto “pequeños platos” (pero más grandes que una tapa) permiten probar varias cosas del muy tentador menú. Arrancamos con garbanzos verdes, con queso de cabra y un “barrito” (así llamaba mi abuela a los jugos que quedan en el fondo de un plato) muy español, muy de potaje clásico gallego. Luego papas azules aplastadas, con eneldo, krein, y pickle de cebolla. La pizza, la estrella del menú; elegimos la de hongos, fontina, queso de cabra trufado y tomillo. El postre que elegimos fue un helado de caramelo salado con romero. Sí, estoy obsesionada con el caramelo salado; me parece la mejor invención del universo. El vasito no fue fotografiado por dos motivos: la presentación no decía nada (solo un vaso de vidrio con helado color dulce de leche) y porque, una vez que lo probamos, NADIE QUISO SOLTAR LA CUCHARA. Caramelo salado + romero = matrimonio perfecto y eterno. ¿Quién lo hubiera dicho? El nivel de romero justo para solo sentirlo en el paladar luego de tragar, para que sea solo un aroma que cierra la complejidad inherente del caramelo salado bien hecho. Un helado cremoso, dulce, salado, aromático, perfecto. Muchachos de Gjelina, no dejan de sorprenderme cada vez que voy. Garantizan que regrese una y otra, y otra vez.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *