Esta receta nació en mi viaje a EE. UU., donde encontré unos espárragos orgánicos de estación deliciosos. Si no encontrás espárragos, podés reemplazarlos con acelga/espinaca/brócoli/coliflor hervido, con hongos de la variedad que quieras,  o hasta con unos repollitos de bruselas. ¡En la variedad está en gusto! Ideal para un almuerzo liviano, o un desayuno o brunch inolvidable.

1

Ingredientes (para dos personas)

2 rebanadas de pan de campo o de molde, preferentemente integral/con semillas
8 espárragos
1 diente de ajo en láminas
2 cucharadas de queso parmesano
4 cucharadas de queso en hebras (4 quesos, o la variedad que te guste)
2 huevos
1 cucharada de manteca
1 cucharada de harina común
200 c.c. de leche fría
Sal, pimienta y nuez moscada

 2

Preparación

Prender el horno a 180°. Lavar los espárragos; cortarlos en dos, pero no en mitades: la punta tiene que ser más larga porque es más tierna. En una sartén con una cucharadita de aceite de oliva, cocinar el ajo hasta que suelte perfume. Agregar los espárragos y dorar. Reservar

En una ollita de fondo grueso preferentemente, colocar la cucharada de manteca y apenas un chorrito de aceite de oliva (esto evita que la manteca se queme). Cuando se haya derretido, agregar la harina y revolver con batidor de alambre. Se formará una especie de engrudo/crema. Revolver constantemente hasta que cambie de color y se ponga  beige/arena. Entonces agregar de a poco la leche fría sin dejar de revolver para evitar que queden grumos. Cocinar hasta que, al probarla, no tenga gusto a harina (unos 5′). Condimentar con sal, pimienta y nuez moscada. Reservar.

En una placa para horno colocar las dos rebanadas de pan. Encima, los espárragos grillados (vos decidís si dejar el ajo o retirarlo) y dos cucharadas de queso en hebras por pan. Dividir la salsa y coronar con una cucharada de queso rallado en cada uno. Llevar al horno hasta que se dore bien. Si tenés grill, prendelo para que la parte de arriba se gratine.

Mientras, en una sartén antiadherente (o en una común con un poquito de aceite) hacer los huevos, procurando cocinar la clara pero dejar la yema bien líquida.

Para servir, colocar la croque en un plato y terminar con el huevo encima. Un poco de sal y pimienta sobre el huevo, un chorrito de aceite de oliva … ¡Delicia!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *